• Los veterinarios y salud pública.
    Los veterinarios y salud pública. Los veterinarios de salud pública garantizan la seguridad alimentaria y la observación de las normas de protección animal en el matadero.
  • Los veterinarios y la ganadería
    Los veterinarios y la ganadería Los veterinarios se dedican a la supervisión de las actividades ganaderas en el territorio andaluz, observando el cumplimiento de las normativas sobre Bienestar Animal
  • Animales sanos, por su salud.
    Animales sanos, por su salud. El veterinario especialista en animales de compañía cuida la salud, alivia las dolencias y asesora para el bienestar de los animales.

BUSCA CLÍNICA

BUSCA ESPECIALISTA

Colegiación


CATEDRA VETERINARIA

Artículo científico. Supervisión de más de 18 meses en un caso de insulinoma canino metastásico tras tratamiento quirúrgico y terapia dirigida.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Nuestra colegiada Eva Rollón es una de las coautoras de este artículo científico, presentado durante el XII Congreso Andaluz de Veterinarios Especialistas en Animales de Compañía y recuperado en el Kiosko Veterinario de hoy. Junto a Rollón, firman el artículo Mamen Acosta y Germán Santos. 

 

RESUMEN

Los tumores del páncreas son muy raros en el perro y casi inexistentes en el gato, con un origen normalmente epitelial, pudiendo ser exocrinos o endocrinos (insulinoma)1.

El insulinoma se origina a partir de las células β de los islotes de Langerhans (tumor pancreático neuroendocrino más común en el perro). Se desconoce su incidencia. Existe cierta predisposición racial afectando más frecuentemente a razas de tamaño mediano a grande (Setter irlandés, Pointer, Golden y Labrador retriever). Los signos clínicos son  inespecíficos y derivan de la hipoglucemia, siendo normalmente episódicos, como: convulsiones, colapso, ataxia, paresia, polifagia, demencia, cuadros de debilidad y depresión.

Dado el carácter insidioso de esta enfermedad los perros son diagnosticados en fases avanzadas, normalmente cuando ya se han desarrollado metástasis (hígado y ganglios regionales).

El diagnóstico presuntivo se establece mediante los signos clínicos, pruebas laboratoriales y de imagen. El diagnóstico definitivo requiere de cirugía exploratoria y biopsia del tumor primario y/o lesiones metastásicas.

El diagnóstico laboratorial se basa en la confirmación de hiperinsulinemia en suero durante una crisis de hipoglucemia (glucosa < 60 mg/dl); siendo necesarias varias mediciones seriadas, y la confi rmación de bajos niveles de fructosamina.

El diagnóstico por imagen es un reto por la baja sensibilidad de la ecografía (50%). La tomografía computerizadora (TC) aporta mayor información por la alta vascularización de los insulinomas. Las opciones terapéuticas, aunque no están bien definidas y solo han mostrado eficacia relativa en fases iniciales de la enfermedad, se basan en la cirugía y el tratamiento médico 1,2, 3

CASO CLÍNICO

Se presenta a consulta un West Highland White Terrier, macho entero de 10 años de edad con un cuadro de debilidad generalizada con glucosa en sangre de 20mg/dl.

Se realiza una TC con contraste observándose, en el cuerpo del páncreas y extendiéndose hacia el lóbulo izquierdo, una masa isoatenuante que capta contraste arterial en su periferia y centro de forma marcada y aberrante (aporte arterial a partir de las arterias pancreáticas que nacen de la arteria mesentérica craneal), de aproximadamente unos 3.2cm de longitud x 1.7cm de anchura x 1.4cm de altura, con forma bilobulada. No se observan signos de carcinomatosis abdominal o linfadenopatía regional. En el parénquima hepático se observan dos nódulos isoatenuantes, redondeados de aproximadamente unos 4mm de diámetro que captan contraste de manera marcada.

Se realiza cirugía para la resección de la masa, se extirpan dos ganglios regionales aumentados de tamaño y se biopsia un nódulo hepático. Tras la pancreactectomía parcial se envían las muestras para su posterior estudio histopatológico. De este modo se confi rma la sospecha clínica con un diagnóstico histopatológico de carcinoma de células Beta de páncreas (insulinoma maligno). Como datos importantes en dicho estudio encontramos que la cápsula se encuentra focalmente invadida, el tumor invade páncreas adyacente, también se observa invasión de vasos sanguíneos y amplias zonas de necrosis y hemorragias y que los 2 ganglios linfáticos regionales presentan metástasis. El fragmento de hígado presenta degeneración microvacuolar sin metástasis.

Una vez confirmado el diagnóstico y estadio clínico (T2N1M0 – estadio III) se instaura terapia adyuvante con toceranib fosfato (2,5-2,75 mg/kg lunes, miércoles, viernes), prednisona (para el control de las hipoglucemias) y dieta rica en fibra. Desde el primer mes de tratamiento se observa una mejoría significativa, con una normalización de los niveles de glucosa en sangre.

Se realizaron controles hematológicos y bioquímicos frecuentes, ecografías de revisión cada 3 meses y un TAC de control al año de tratamiento. En el TAC de control se observa a nivel hepático una masa mal defi nida isoatenuante que capta contraste de manera pobre, en el lóbulo hepático medial izquierdo de unos 1.8 cm de dimensión máxima (descartar hiperplasia nodular vs lesión de metástasis que parece menos probable). No se observa linfadenopatía hepática asociada. En el centro del peritoneo alrededor de la raíz del mesenterio se observan algunos ganglios linfáticos aislados con márgenes bien diferenciados de aproximadamente unos 7-8mm de espesor (reactivos vs metastásicos no se descartan, pero son improbables). No se puede hacer punción ecoguiada de dichas lesiones ya que en la ecografía abdominal no se detectan.

La evolución del paciente ha sido satisfactoria, sin presentar efectos adversos debido a la administración del toceranib fosfato, ni recidivas en la aparición de la hipoglucemia, y con un supuesto tiempo libre de enfermedad de 12 meses, estando vivo en la actualidad, 18 meses después del diagnóstico.

DISCUSIÓN

Hasta hace relativamente poco el tratamiento antineoplásico del insulinoma se basaba en el uso de streptozotocin3. Sin embargo, en los últimos años se ha demostrado que el insulinoma expresa distintos factores de crecimiento relacionados con la angiogénesis y receptores para la hormona de crecimiento, lo que ha hecho que las terapias dirigidas antiangiogénicas se presenten como una alternativa4. Toceranib fosfato (Palladia®) bloquea, entre otros, la actividad del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), del factor de crecimiento plaquetar (PDGF) y del c kit5.

El tiempo medio de supervivencia de los perros sometidos únicamente a cirugía (pancreatectomía parcial) es de 18-24 meses en estadios iniciales y de 6-9 meses en presencia de metástasis. Los resultados mejoran si se combina con tratamiento médico6.

En nuestro caso el tratamiento adyuvante con toceranib fosfato ha incrementado la supervivencia y calidad de vida del paciente. En función de los resultados obtenidos, la estabilización de la enfermedad así como el crecimiento de las metástasis podría deberse al efecto antiangiogénico de toceranib fosfato. Son necesarios estudios prospectivos con un mayor número de casos para poder considerar el tratamiento adyuvante con toceranib fostato como una alternativa terapéutica a los tratamientos tradicionales del insulinoma canino, ya que los resultados obtenidos sugieren que podría aumentar signifi cativamente los cortos períodos de supervivencia históricos de la enfermedad (50% de los perros con metástasis mueren en los 6 meses posteriores al diagnóstico, que se corresponde con el 85% de los pacientes en el momento del diagnóstico1).

BIBLIOGRAFÍA

- 1. Lunn KL & Page RL. Tumors of the endocrine system. En Withrow & MacEwen´s Small Animal Clinical Oncology (5ª Ed). St. Louis: Saunders Elsevier Inc., pag. 519-521, 2013

- 2. Eff ect of octreotide on plasma concentrations of glucose, insulin, glucagon, growth hormone, and cortisol in healthy dogs and dogs with insulinoma. Robben JH, van den Brom WE , Mol JA, van Haeften TW, Rijnberk A. Res Vet Sci. 80(1):25-32, 2006

- 3. Streptozocin for treatment of pancreatic islet cell tumors in dogs: 17 cases (1989–1999). Moore AS, Nelson RW, Henry CJ, Rassnick KM, Kristal O, Ogilvie GK, Kintzer P. J Am Vet Med Assoc, 221(6), 2002

- 4. Emerging therapies for pancreas neuroendocrine cancers. Mahjoub AR, O'Reilly EM. Chin Clin Oncol 2(3):23, 2013

- 5. Phase I dose-escalating study of SU11654, a small molecule receptor tyrosine kinase inhibitor, in dogs with spontaneous malignancies. London CA, Hannah AL, Zadovoskaya R, Chien MB, KolliasBaker C, Rosenberg M, Downing S, Post G, Boucher J, Shenoy N, Mendel DB, McMahon G, Cherrington JM. Clin Cancer Res 9(7):2755-68, 2003

- 6. Improved survival in a retrospective cohort of 28 dogs with insulinoma. Polton GA, White RN, Brearley MJ, Eastwood JM. journal

Nota del ICOV Cádiz: Artículo publicado en las páginas 76-77 del número correspondiente al tercer trimestre de 2017 de la revista Andalucía Veterinaria. 

Ver todas las publicaciones de 2017  de la revista.

Bolsa de empleo

Si tiene alguna oferta de empleo póngase en contacto con nosotros para publicarla.

Ver Ofertas

SegurVet recomendado

El seguro para su animal de compañía. Recomendado por el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios.

Más información +

Ventanilla única

Servicios telemáticos dirigidos a colegiados, consumidores y usuarios.

Leer mas +

En ColVetCadiz.org utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information